Domingo de Ramos en Segura Natura

La primavera de 2018, con muy pocos días de vida, trae el domingo de ramos. Mis amigos sevillanos están en su semana santa con tiempo incierto, esperemos que puedan sacar sus pasos.

Desde la soledad de esta mañana de domingo, desde el silencio roto por el agua que repiquetea en la calle, recibo este dia aquí en mi casa de la hueta, a las ocho de la mañana, con la chimenea encendida.

Ni un pájaro carpintero, ni el ladrido lejano de algún perro.

Silencio, soledad y agua mansa.

El invierno tiende su mano tendida a la pprimavera, y le cuesta despedirse, dejar atrás el frio y que el tibio sol serrano haga florecer las primaverales primulas amarillas.

Hay nieve en e calar, la laguna derrama por los barrancos mojados el agua de desague.

En esta mañana de marzo tardío siento el tiempo ido, los años que han pasado, los adioses que hemos dado y los abrazos de los que aun podemos sentir a nuestro lado aunque esten lejos.

Esta mañana invita a la melancolia, a la solidaridad, al recuerdo, a la reconciliacion.

Desde mi ventana veo el campo encharcado, los arboles sin hojas, una aparente y engañosa sensacion de quietud y sueño mortecino. Pero es una sensacion erronea. Cuando te acercas a mirar las ramas desnudas, puedes contemplar un incipiente mundo vivo que empuja desde las entrañas de las raices y que hace que las yemas esten queriendo reventar de verde y vida.

Los robles centenarios tienen un perfil mas tupido, y en sus ramitas hay un rubor de bracteas marrones que se caeran cuando las hojitas verdes anuncien definitivamente la primavera.

  • Primavera tarda,¡¡ pero es tan bella y dulce cuando llega..¡¡

Este verso es de antonio machado, que desde baeza echaba de menos a su leonor muerta y a la primavera soriana tardia y fria. Una primavera soriana que compartio con la joven leonor, y que desde las nieblas invernales de baeza recordaba con nostalgia y con mucho amor.

Los olmos centenarios, y en la mitad podridos, con las caricias del sol de abril haran brotar algunas ramas.

La mano de la vida que se abre paso renovando el ciclo de las estaciones, hace vencer a la muerte yerma de invierno.

La palabra amor, es la unica que vence a la muerte.

El amor hace renacer la vida en cada generacion. Cuando damos la mano a un niño sentimos un rio de vida que nos inunda desde sus deditos hasta lo mas profundo de nuestro ser.

Deberiamos sentir ese contacto con cada ser, con cada vida, no solo la que viene a este mundo y que celebramos con jubilo.

Deberiamos despedir a los que se van, a los que agonizan yacentes cerca de nosotros. Y deberiamos despedirlos cogidos de su mano y haciendoles sentir nuestro cariño y nuestra reconciliacion y nuestro calor en ese ultimo viaje.

Pero nos da miedo, nos da un pudor telurico, nos asusta la muerte y no queremos sentir su presencia en la mano fria .

En este domingo de ramos, serrano, silencioso y solo, sin nostalgia ni dolor ni tristeza, reivindico una mano tendida siempre, un acto de amor y reconciliacion para las personas a las que queremos.

Una mano calida que deberemos y deberiamos haber dado con calor de cariño y vida para cada uno de los seres que hemos amado y que se han ido.

 

 

Comparte:
FacebookTwitterWhatsAppShare