Agua y Nieve en la Sierra del Segura

  Llega a mis oídos un rumor despeñado de aguas limpias y espumosas, que se propaga por la acequia que riega los huertos del valle. y por una cañada reseca en el estio, ahora mana agua mansa que viene desde la laguna rebosante. Mi curiosidad hace que mis pasos suban serenos siguiendo el curso del agua, y el agua me lleva hasta los primeros saltos de unas cascadas pintorescas. Nunca como hoy, tanta rumorosidad y tanto alboroto fluvial. las ondinas de la hueta, caprichosas y traviesas hacen juegos de agua entre los guijarros de toba y las piñas caídas al lecho del cauce. Volutas de espuma ruidosa, cauces desbordados, algarabía.