Buscando Hierros en Segura Natura

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hoy mi página serrana se va hasta tierras de la campiña cordobesa siguiendo el curso del Guadalquivir. Lo ví en Cazorla nacer, y algún día iré a Sanlúcar a verlo morir. 250px-rio_segura_a_su_paso_por_archenaDesde la Sierra de Segura, partiendo de la mejores casas rurales para hacer turismo rural por Jaén, inicio mi viaje por carretera, paralelo a uno de sus afluentes más caudalosos, El Guadalimar. Se conoce también como el río colorao, por el color rojizo de sus aguas debido a los aportes de tierra ferruginosa de las laderas desnudas y plantadas de olivos, que un día fueron desforestadas despojando el curso alto de este río serrano de un bosque de quejigos, madroños y encinas. En los páramos de Turruchel, en Arroyo del Ojanco se le une por la margen derecha el rio Guadalmena. En los libros de texto del siglo XIX, aparecía el río Guadalmena como el río más largo de Andalucia,  más aún que el Guadalquivir. El problema es que el río Guadalmena nace en la Sierra del Agua, en Paterna del Madera, en Castilla la Mancha. seguranaturaentorno3Y por esa razón creo yo que no le ponen la etiqueta de río más largo de Andalucía. Cosas de la política pacata y autonomista. Por Pantano de Tranco (Hornos de Segura) Santiseban del Puerto la carretera va paralela a las dehesas de Sierra Morena y el río Guadalimar se enriquece con los aportes del rio Guarrizas. Sabed los que leeis esta crónica que el dicho río Guadalimar, debe su nombre a un caudillo moro de Siles. En La Estación de Linares y próximo a Cástulo el Guadalimar deja sus aguas en el cauce del Guadalquivir. Las aguas rojas del rio colorao se mezclan con las arcillosas  aguas del Guadalquivir de un blanco sucio. El río ya baja de un color café con leche casi hasta su desembocadura. Hace muchos kilómetros aguas arriba que ha perdido el color virginal de las aguas bravías, limpias y transparentes con un tono turquesa o esmeralda dependiendo del suelo por donde discurre y de la microflora que lo acompaña.seguranaturavista

Por la aldea de LA HUETA, la tierra de promisión de ANSELMO, EL HERRERO MOZARABE DE MAZARIEGOS, las aguas se despeñan cantarinas y limpias. En las cinco cascadas de La Hueta, es posible admirar endemismos y vestigios botánicos, que flanquean el angosto bosquete de ribera. Tritones, ranitas de San Antonio, libélulas, caracoles serranos rayados, mirlos de agua, ruiseñores, avefrías y pájaros picapinos posados en un tejo milenario que hunde sus raíces en la cornisa caliza que ha excavado el río durante siglos. Naturaleza en estado puro. Un santuario geobotánico a escasos doscientos metros de mi casa en la aldea. Es un privilegio vivir en AL HUATA, nombre árabe de LA HUETA, QUE SIGNIFICA  SITIO CON AGUA. Comparto mi casa con quien me quiera visitar y es gratis la leña que alimenta tu chimenea y el disfrute de un paisaje  en un paraíso que te devuelve reconciliado contigo mismo y con tus orígenes, recobrando tu paz interior para afrontar el día a día en la ciudad y en el diario y rutinario quehacer.

El viaje hasta Córdoba va paralelo al curso del rio Guadalquivir. Andujar es punto de paso, puerta de Sierra Morena. El río Jándula da sus aguas limpias de la Sierra Morena por Marmolejo. Y hasta el agua se impregna de jara y miel, de bellas estampas de linces cazadores saltando los regatos del curso alto, en plena Sierra Morena, hasta Cardeña, tierra de linces y lobos.

Desde El Carpio hasta Cordoba, carretera y río se van dando la mano, abrazando meandros y puentes. El río es ancho y a decir de Antonio Machado que escribió al Rio desde las murallas de Baeza. “Guadalquivir, como un alfanje roto y disperso, reluce y espejea”.Seguranatura Pantano de tranco

Tierras fértiles, lomas suaves, LA BETICA romana en plenitud. Campos de trigo y aceite, de leche y miel, tierra prometida para árabes, y usurpada después por castellanos viejos que traían el reseco y raído polvo de la meseta en sus gargantas.

Cordoba califal, fin de nuestro viaje. El Río discurre aguas abajo  y nosotros nos alojamos en una casa de médicos cordobeses. Herederos de la sabiduría antigua de sanar de Maimonides y Averroes. Inma, María, Alberto, médicos cordobeses, apasionados de su trabajo y sencillos como todo el que está tocado por el don de una serena inteligencia.

En Córdoba nos sentimos muy queridos y muy bien hallados.

seguranaturapuertacatenaVisitamos con nuestros anfitriones, la Ciudad de Medina Azahara y nuestro guía fue mi amigo Eugenio, esposo y padre de estos médicos estupendos, maestro de nuevas generaciones de inquietos niños en un Colegio cordobés.

Piedras vivas; es mentira que las piedras de los palacios en ruinas estén inertes. Desde que el cantero les da forma y las convierte en sillares, en columnas, en dinteles, o en solería marmórea son testigos de vida porque hombres y mujeres han vivido al abrigo de su protección.

En el Centro de Interpretación de Medina Azahara hice un descubrimiento espectacular. Están documentados y recuperados para el conocimiento utensilios y herramientas de HIERRO del siglo X.

AZADAS, PICOS, Y HACHAS. SIGLO X, AÑO NOVECIENTOS. Están expuestas en una urna de metacrilato.

Mi Herrero de Mazariegos, Caballero Villano de La Orden de Santiago, Anselmo el Herrero, vivió en el siglo  XVI.  Buscare su huella entre las piedras vivas, y buscare sus hierros rumientos enterrados en las huertas de LA HUETA, y en las ruinas de las atalayas de La Sierra de Segura.

 

 

Save

Save

Save

Comparte:
FacebookTwitterWhatsAppShare