La huerta de Atilano Parte VI

27 Nov 2016
0 Comment
La huerta de Atilano Parte VI

Anselmo Herreros pasa su primera noche en las caballerizas de la Casa de la Tercia. Siles en el primer tercio del siglo XV es una villa de la ENCOMIENDA DE SEGURA, siendo Rodrigo Manrique maestre de Segura de la Sierra.La Orden de Santiago tiene mando y poder sobre estas despobladas sierras que se van repoblando desde hace dos siglos, de modo muy lento, con el ritmo que marcan los vaivenes de los combates de frontera con los musulmanes que van perdiendo poco a poco territorio, acorralados en los confines del reino de Granada. Con Anselmo vienen más palentinos, “toda gente de la mejor masa y nobleza que yo he visto”,.

Tao y la Felicidad

20 Nov 2016
0 Comment
Tao y la Felicidad

Hoy hablare de mi perro. Es ya un tópico la frase que alguien dijo de los perros: . Tampoco se trata de establecer comparaciones. Yo amo a muchos humanos y también a mi perro. Sucede además, que hasta que no adoptas un perro no eres consciente del vínculo que puede llegar a crearse entre los dos. O entre los tres o los cuatro, o entre todos los miembros de la unidad familiar, hasta el punto de que no es una ñoñería afirmar que a tu perro lo consideras como a alguien más de la familia. Fue mi hija la que nos pedía a su madre y a mí que adoptásemos.

Cantando al Amanecer

12 Nov 2016
0 Comment
Cantando al Amanecer

Octubre en el día del señor de 2016, veintinueve. Es la hora de maitines. No hay monjes ni convento, sino la soledad y el silencio de un prematuro amanecer desde un apartamento en el centro de cualquier ciudad o desde una aislada aldea de alguna de las sierras de la Bética. Valencia es la ciudad. La aldea es La Hueta. Los maitines de las dos residencias que habito tienen en común el silencio y el canto. Son los pájaros del alba los que entonan sus trinos mañaneros y los que nos reconcilian con la naturaleza. El pájaro de Valencia, bien pudiera ser un ave del paraíso, un ave fénix o.

Níscalos Viajeros

04 Nov 2016
0 Comment
Níscalos Viajeros

Es tiempo de setas…las primeras, esperadas y tardías lluvias de mediados de otoño han cambiado los aromas del monte, han invadido nuestros sentidos del perfume a la madre tierra, fecundada con las primeras lluvias. El sol pierde intensidad, las tardes son más cortas y las noches atrapan la humedad del ambiente para vivificar el micelio que extiende silente sus hifas para que las setas salgan a la luz. Todo un ritual pudoroso de la mamma naturaleza cuyo fín es que un día soleado de finales de Octubre veamos las cúpulas minúsculas de los hongos emerger de la tierra. En nuestro microcosmos de la Sierra de Segura y más concretamente en.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies